5 may. 2014

Toma acres

Decíamos en el último post que Slater cubre los terrenos que la ley no puede cubrir. En este caso: ese edificio que tenemos delante. 


Vemos coches de policía rodeando el sitio, volcados, humeantes. Una gran batallas se ha librado y ya solo quedan los rescoldos de esta. La Ley nada ha podido hacer. Entonces aparece Slater, el último recurso, el recurso que nadie quiere. Es enorme. Miradlo. Por primera vez lo tenemos completo en la pantalla, solitario, un cowboy que se enfrenta a un duelo, sin temer a la Muerte. Pero alguien se va a poner en su camino.



Es muy importante que el esbirro este esté agachado. ¿Qué hace ahí? ¿Por que está agachado? ¿Qué teme? Sabe que Slater está cerca pero ¡tan cerca! Mira hacia arriba y vemos que Slater es incluso más enorme de lo que nos parecía antes. Mira esa mano en primer termino, desenfocada, gigante en comparación con la cabeza del tipo este.


Efectivamente, Slater es enorme. Nos mira desde arriba y tenemos miedo. Casi somos el tipo ese, ahí acuclillado, si no fuera porque no nos mira directamente. ¡Imaginaos el terror! Se permite soltar un chistecito, sin inmutarse.


Aquí aparece la primera muestra de lo que veremos más adelante. Puro cartoon. El gag verbal se completa con una patada en los acres y el policía en cuestión sale volando como si fuese un Coyote cualquiera. Todo lo que hemos visto hasta ahora era exagerado e hiperbólico pero ¿esto? ¡Esto se sumerge de lleno en lo ridículo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario